Tratamientos en edificios singulares

/ mayo 7, 2019

Muchas veces nos encontramos con edificios singulares por su dificultad, su antigüedad o por características especiales que nos obligan a dedicar especial empeño en su mantenimiento o limpieza

Esta serie de característica dificultan nuestro trabajo, nos hacen tener que dedicar profesionales con mucha experiencia, maquinaria, equipos y productos especiales, pero muchas veces los resultados son espectaculares y recompensan con creces nuestros esfuerzos.Son muchos los trabajos necesarios para mantener estos edificios singulares en perfecto estado, pero vamos a tratar brevemente algunos ejemplos con los que podemos encontrarnos y la forma de resolverlos.

Diamantado de suelos

Cuando entramos en unos grandes salones o pasillos de mármol de edificios históricos, antiguos, lo primero que salta a la vista es el brillo, la luz que reflejan; muchas veces estas superficies están completamente opacas, no nos llaman la atención y no se pone en valor la calidad de la piedra. Cuando la superficie no es totalmente lisa los rayos de luz se reflejan de forma difusa en diferentes direcciones, por lo que en vez de brillo vemos suelos apagados, muertos, que parecen sucios. Si queremos medir el brillo de una superficie se utiliza el brillómetro, es muy sencillo de utilizar, nos da el dato de reflexión especular, la intensidad de luz reflejada.

Con los años, la superficie del suelo se va desgastando, presenta manchas, arañazos y pequeños desperfectos microscópicos. En estos casos el cristalizado no es suficiente y se debe realizar un diamantado. Este proceso no es muy complicado pero sí muy laborioso, lo deben realizar verdaderos especialistas ya que requiere experiencia, paciencia y seguir todos los procesos sin saltarse ninguno.

Para empezar, muchas veces nos encontramos en este tipo de edificios con la dificultad de tener que mover grandes muebles, mesas pesadas, sillones y todo tipo de decoración de alto valor, por lo que debemos enviar a un equipo de gente que retire todo lo que pueda dificultar nuestro trabajo o corra riesgo de sufrir daños, muchas veces obras de arte que requieren de nuestra atención. Debemos buscar un lugar donde depositar todo este mobiliario y tapar todas las superficies que puedan ser dañadas por golpeo de la maquinaria, salpicaduras de los productos o golpes involuntarios de los operarios

@revistalimpieza.es

Compartir esta publicacion

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*