Limpieza y mantenimiento: la herramienta adecuada en manos de profesionales

/ abril 8, 2019

En el sector hotelero, una buena imagen es requisito imprescindible para garantizar la satisfacción y el regreso de sus clientes. Esto solo es posible con un nivel máximo de higiene y un personal bien preparado

El centro hotelero Öschberghof, inaugurado en 1974 y situado junto a la Selva Negra, goza de una gran popularidad no solo entre los aficionados a los balnearios y el golf. Aquí se celebran también diferentes congresos y ceremonias de boda en un ambiente de lujo y con un gran número de invitados. Astrid Schweizer-Engesser, jefa del departamento de Limpieza, le otorga una gran importancia a la perfecta imagen de los espacios, lo que comprueba periódicamente por medio de inspecciones aleatorias. Porque la higiene y la limpieza son los factores principales cuando se trata de garantizarla satisfacción y el regreso de los clientes. Para Schweizer-Engesser, otro factor fundamental es la salud de sus empleados, y considera al personal de limpieza la parte más importante del hotel: “La limpieza y el mantenimiento son la base. Si eso funciona, todo funciona. Los empleados pueden y deben sentirse orgullosos de su trabajo y también mostrarlo”.

La primera impresión es determinante para que los clientes se sientan bien en el hotel, y marcará toda la estancia, por lo que la limpieza en la zona de entrada, los pasillos y las habitaciones debe ser minuciosa y, además, llevarse a cabo en cualquier momento con flexibilidad. Lo que implica también que los clientes pueden ver al personal de limpieza mientras realiza su trabajo. “Esto demuestra iniciativa y, sobre todo, genera confianza”, destaca Schweizer-Engesser. “El vestíbulo,la recepción, los ascensores y las escaleras son zonas donde el flujo diario es constante, por lo que deben estar limpios en todo momento”.

Limpieza de suelos al más alto nivel

La limpieza de todos los suelos, ventanas y otras superficies es un gran desafío que solo puede superarse con las herramientas de limpieza adecuadas. A diario deben limpiarse más de 7.500 metros cuadrados de suelo con moqueta,madera, baldosas y laminados. Los lugares muy frecuentados se limpian tres veces al día, en invierno incluso con mayor frecuencia. Además de la suciedad natural, como pisadas, cera de zapatos, huellas dactilares o pelos, también deben eliminarse restos más incrustados, como por ejemplo chicles aplastados. “Según el tipo de suciedad, la moqueta y la madera pueden resultar más difíciles de limpiar”, explica Schweizer-Engesser

@revistalimpieza.es

Compartir esta publicacion

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*