La lavandería profesional sostenible

/ julio 8, 2019

En los últimos años, las lavanderías están realizando un cambio en su manera de trabajar; se están enfocando en cumplir objetivos sostenibles, manteniendo su negocio rentable

Los resultados del lavado de ropa deben seguir siendo excelentes, debe mantenerse la blancura y suavidad hasta ahora conseguida, pero se deben adaptar a nuevos retos que ayuden a un menor impacto en el medio ambiente.

Un punto clave para ello es encontrar la mejor solución en la lavandería en cuanto a productos, sistemas de dosificación y procesos de trabajo, reduciendo el consumo de agua y energía, y alargando la vida útil de la ropa.

Cada vez son más las lavanderías profesionales que están implantando el lavado de ropa con productos de menor clasificación y, por tanto, menor impacto en las personas y el medio ambiente. Aunque sigue siendo de gran importancia la eliminación de manchas, la fragancia y la suavidad en todos los sectores -la imagen de la mantelería, ropa de cama y baño es algo que no puede descuidarse lo más mínimo-, también se está considerando evitar alergias, el desgaste de la ropa, el deterioro de la lavadora y el impacto medioambiental.

Por tanto, es de gran importancia el proceso de lavado que se implanta en el sistema dosificador para cada programa, según la prenda a lavar, ya que debe estar bien ajustado en tiempo y en consumo de producto químico, agua y energía, evitando así sobre consumos innecesarios, de gran coste y que impactan también en la degradación de la ropa.

El personal de la lavandería debe ser consciente de que se puede conseguir una lavandería competitiva con buenos resultados y sostenible haciendo una buena selección de la ropa en el momento de la compra, una buena clasificación de la misma según el programa a utilizar, el proceso de lavado y el sistema de dosificador más adecuado; y gestionando de la manera más óptima los datos que se van recogiendo durante el proceso de lavado.

Es por ello que, algunas lavanderías están iniciando el control y la monitorización de los datos usando los sistemas de dosificación para recopilarlos, y así poder gestionarlos de la manera más eficiente y con el menor coste, además de adaptarlos para conseguir resultados excelentes y reducir los consumos de agua y energía.

Cada día las lavanderías están evolucionando a un nivel superior, ya que además de ser eficientes en resultados, están enviando los datos a la nube y reportando errores o acciones a llevar a cabo que ayuden a mejorar los procesos y a optimizar mejor el rendimiento de las lavadoras

@revistalimpieza.es

Compartir esta publicacion