Innovación en la limpieza de oficinas

/ enero 29, 2019

Al mundo de la limpieza no se le reconoce el talante innovador de otras industrias, no obstante, el sector no deja de reinventarse para buscar las soluciones más eficientes o las herramientas más adecuadas para cada instalación.

Limpiar bien ya no es suficiente, las necesidades cambian constantemente y la misión de los proveedores de Facility Management & Services es la de ofrecer soluciones a cada cliente de manera personalizada. Es aquí donde entran en acción las nuevas tecnologías como medio de adaptación a un escenario que demanda un mayor rendimiento y optimización de los recursos con el fin de lograr mejores resultados.

La higienización de oficinas, pese no parecer a priori el ámbito de la limpieza más especializado, no se queda al margen de dicha tendencia. La innovación puede darse desde distintos puntos de vista, desde la tecnología o herramientas que se utilizan hasta la forma de organizar el trabajo.

Team cleaning: optimización de los recursos gracias al trabajo en equipo

La sostenibilidad y el ahorro energético son dos elementos clave para la gestión de un edificio. En este sentido, la limpieza se ve ante la tesitura de adaptarse también a esta corriente y contribuir a una mayor optimización energética. El Team Cleaning nace para dar respuesta a esta necesidad, se trata de una metodología de trabajo basada en el trabajo en equipo organizado de tal manera que cada limpiador esté especializado en una serie de tareas. Así, en contraposición al modelo clásico de limpieza de oficinas en el que, una vez finalizado el horario laboral de los usuarios de un edificio, se sitúa a un limpiador que trabaja de forma individual en cada planta, con este método todos los limpiadores trabajan en equipo. Cada uno está especializado en una serie de tareas (higienización de lavabos, vaciado de papeleras, etc.) y recorren cada planta juntos, de esta forma solo se necesita mantener encendida una planta de manera simultánea, logrando un ahorro de hasta el 75% en el consumo energético del edificio y una mayor productividad del servicio.

@revistaylimpieza.es

Compartir esta publicacion